¿Hacia donde va el UltraTrail y Trail Federado en Argentina?

A raíz de la reciente publicación que realizamos sobre el Seleccionado Nacional de UltraTrail que, evidentemente, dejó más incógnitas que respuestas, analizamos la situación del UltraTrail federado en nuestro país.

Foto de portada: Parte del Seleccionado Nacional de UltraTrail previo al Mundial de UltraTrail 2015 en Annecy, Francia. Foto: Rodrigo Lizama | Trail Running Argentina

Un poco de historia

Para comenzar a hablar del tema, tenemos que ponernos en órbita. El Ultra Trail como disciplina tiene una historia que no empezó hace un puñado de años, sino que su incipiente desarrollo comenzó hace varias décadas. Pero como una cuestión federada hace apenas 10 ó 12 años. El primer mundial de UltraTrail, organizado y fiscalizado por la International Association of Ultrarunners (IAU) con el aval de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), fue en 2007 en Estados Unidos, seguido por la edición 2009 en Francia. En 2011 se presentó el primer seleccionado nacional de UltraTrail que participó la cita mundialista en Connemara (Irlanda). En 2013 fueron seleccionados atletas tanto masculinos como femeninos y desde ese día a la actualidad hubo seleccionados en todos los mundiales de la especialidad (2015, 2016, 2017, y el actual que será en mayo próximo del corriente en Castellón, España, en el marco de la competencia Penyagolosa Trails). La celebración del Mundial de UltraTrail fue bianual de 2007 a 2015, a partir de allí, se celebra anualmente con una edición “larga” (más de 70 kilómetros) y una edición “corta” (entre 50 y 60 kilómetros).

El gran “boom” del mundial de UltraTrail se dio en 2015, cuando la IAAF reconoció a través de una gestión de la International Trail Running Association (ITRA) a la disciplina de UltraTrail como oficial. Así, con el apalancamiento económico que prestó la ITRA a la IAU, logró colocarse en los ojos de algunos de los corredores más importantes de la disciplina, levantando el nivel de la competencia y, a su vez, la atención de los medios y nuevas y potenciales delegaciones.

En la Argentina quien se encargó desde un inicio y siempre estuvo afiliada a la IAU fue la Asociación Argentina de Ultramaratonistas (AAU), siempre con el aval de la Confederación Argentina de Atletismo (CADA) que, desde un principio, la consideró “el brazo” de las ultramaratones (tanto de pista, como de calle y trail) de la CADA.

A fines de 2016, la CADA, mediante el lanzamiento de un acuerdo económico con la empresa privada y organizadora de competencias Patagonia Eventos, anunció que tomaría las riendas de este deporte tanto para la larga distancia (UltraTrail, englobado en la IAU y la ITRA) como para la corta distancia (Montaña, englobado con la WMRA). Se dijo en un primer momento que no se afectaría el modo de trabajo de la AAU, pero con el correr de los meses y las competencias, la CADA fue tomando más poder y eliminando poco a poco a la AAU del panorama. Así de real, así de concreto más allá del pedido de los propios atletas y entrenadores. Para esto se creó una Comisión de Montaña y Trail para los asuntos de corta distancia, y una Comisión seleccionadora dentro de la misma, que incluye 4 seleccionadores del sector CADA, y 2 seleccionadores del sector AAU, para todos los seleccionados que deban formarse en todas las disciplinas y distancias dentro de las especialidades de UltraTrail, Trail y Montaña.

Nuevamente, dando el espacio a los representantes de la CADA que hace poco decidieron no hacer públicas sus opiniones ni su lado de la verdad (al menos con Trail Running Argentina), esperamos que las respuestas sean favorables y se pueda tener un deporte limpio para beneficiar a quien realmente importa: el atleta. ¿O, acaso, son los dirigentes o los entrenadores más importantes que los corredores? ¡No, son los atletas!

La baja de Sergio Pereyra fue uno de los puntos graves en la convocatoria para este Mundial 2018. En teoría, según las defensas (en privado o con otros medios colegas) de la CADA, las condiciones para el atleta fueron claras, pero Pereyra nos afirmó que esto no es así.

Preguntas que surgen con este marco…

  • ¿Por qué no se publicaron boletines oficiales con la pre-selección una vez finalizado el proceso selectivo?
  • ¿Por qué no se publicaron a través de los boletines oficiales las condiciones de veda competitiva o las condiciones que el atleta debía aceptar para participar?
  • ¿Por qué se mantuvieron en privado con algunos atletas dichas condiciones, a través de teléfono, mensajería instantánea o e-mail, cuando en todas las selecciones del mundo se realiza en público?
  • ¿Por qué no se solicitó asesoría desde la CADA a la AAU para el comunicado para con el atleta, siendo que con errores y aciertos, los seleccionados anteriores no tuvieron estos inconvenientes comunicativos?
  • ¿Por qué se removió a la AAU como ente principal para el manejo de las cuestiones administrativas, siendo que nunca hubo este tipo de conflictos anteriormente?
  • ¿Por qué no se publicó a través de un boletín oficial el listado final de competidores convocados al Seleccionado Argentino?

Considerando que hay una comisión seleccionadora…

  • ¿Por qué hay cuatro integrantes de una parte (CADA), y sólo dos de la otra (AAU)?
  • ¿Quién designa a los 6 integrantes, qué experiencia se tuvo en cuenta, cuál es su relación con el deporte, su historia con el mismo?
  • ¿Cuál es el rol de la AAU en este momento de transición?

El proceso selectivo, si bien fue claro entre los boletínes informativos de la CADA Nº34/17 (Click para leerlo)Nº 42/17 (Click para leerlo), menciona a ciertas carreras y designa un Campeonato Nacional…

  • ¿Con qué criterio se eligen esas competencias para que sean partes del proceso selectivo?
  • ¿Con qué autoridad y criterio se designa un Campeonato Nacional sin antes haber una postulación, un llamado a postulación, o una licitación de los mismos?

Existe una comisión de montaña y trail según un anuncio hecho en la web de CADA en 2017, y también, una comisión directiva para la AAU…

  • ¿Quién los designó en dichas posiciones, sin antes haber un anuncio y/o posibilidad de apelación de los atletas federados que van a ser representados?
  • ¿Cuál es la duración del cargo de los integrantes de cada cargo?

Se anunció a través del boletín informativo de la CADA Nº 12/18 (Click para leerlo) las sumas de dinero entregadas por Patagonia Eventos a la CADA, y se explicó brevemente su utilización…

  • ¿Por qué no se publica un detalle de los gastos, siendo que es una donación de un privado a un ente público que fue anunciada para solventar los gastos de los seleccionados y sólo dice que fue utilizado para gestiones políticas según lo anunciado en el boletín?
  • El dinero donado, ¿es sólo para los seleccionados de Montaña y Trail, o también para los de UltraTrail?
  • En cualquiera de los casos mencionados en la pregunta anterior, ¿por qué los corredores de todos los seleccionados tienen que solventarse sus gastos para representar al país en las competencias internacionales de UltraTrail, Trail y Montaña?
  • ¿Por qué, desde que fue anunciado el convenio entre la empresa Patagonia Eventos y la CADA, tanto los Campeonatos Nacionales de Trail y Montaña, como el Sudamericano de Trail y Montaña y próximamente en 2019, el Mundial de Trail y Montaña son designados a competencias de dicha empresa? ¿Quién decide esta situación? ¿Cómo pueden postularse otras carreras, en caso de ser posible, para organizar competencias federadas internacionales de estas disciplinas?
  • ¿Por qué se utilizaron gastos de dichas donaciones para que el presidente de la comisión de Trail y Montaña, Daniel Sotto, este en el Mundial de Premana el año pasado y algunos de los atletas tuvieron que vender rifas o juntar dinero públicamente para poder asistir?

Lo concreto y triste es que, una vez más, los intereses personales vuelven a imponerse por sobre los grupales y, claro, dejan a los atletas indefensos ante una oportunidad que podría ser la única para poder participar de un Mundial. Como es sabido, es muy fácil opinar, decir e imponer sin calzarse los zapatos del otro. Lo que siente y sufre hoy Sergio Pereyra suena incomprensible, casi descabellado y roza lo personal contra un atleta que se muestra díscolo e inconformista, por qué negarlo,  con quienes definen. Motivos le sobran, claro. Otra vez asistimos a una jugada teñida de malicia a partir de una dirigencia apegada a las mieles de la figuración, apañada y arengada por una empresa privada que, vaya casualidad, logra imponer sus propias carreras para competencias internacionales oficiales como primera opción en un extraño y peligroso maridaje de intereses que, en definitiva, ponen a los atletas en el triste lugar de sentirse, con justa razón, material descartable

4 Comments

  1. Patricia Concetti
    • Luis
  2. Eduardo
  3. Valeria

Deja un comentario

X