Trail Running Argentina
Relatos

TNF Endurance Challenge Chile 100M 2014, por Max Keith – Parte 2

La segunda parte del relato de los 160k del TNF Endurance Challenge Chile, por Max Keith, nuestro corresponsal del otro lado de la cordillera.

Foto de Portada: Meta. Araceli Paz | TraiChile



Canción para acompañar la lectura: Sleep Son, de Signpost

El comienzo del fin

Entre el PC12 y el PC13 (que eran algo así como 8kms de constante subida) las cosas se empezaron a poner medias extrañas y ya me estaba costando mantener la concentración para empujar en la subida. Mis piernas para trepar estaban sorprendentemente buenas todavía, pero el resto de mi sistema estaba comenzando a fallar y yo lo podía sentir…

Llegué al PC13 y quise salir rápido de ahí antes de que llegaran las mujeres, que hasta ahora, siempre me habían terminado adelantando en las bajadas. Literalmente 30 segundos después de salir del punto de abastecimiento; mi sistema comenzó a colapsar.

Ahora tengo miedo.

Ahora ya no estoy concentrado. Ahora, no se dé adonde, salió una sensación de angustia y mi cabeza me está abandonando rápidamente. Veo las linternas que me siguen  atrás y lo único que pienso es que me tengo que seguir moviendo porque no me quiero quedar solo acá. Mi estómago se convierte en una batidora y todo empieza a irse a negro. Siento que el frio me empieza a calar los huesos y a duras penas estoy levantando las piernas para no tropezar con las piedras que había en ese-no-sendero que nos hicieron recorrer después del PC13. (pura maldad este segmento !!!)

Llegando al KM 80 con Vero Bravo. Foto: Araceli Paz | TrailChile

Llegando al KM 80 con Vero Bravo. Foto: Araceli Paz | TrailChile

Manu me alcanza y me pasa. Marlene viene un poco más atrás y yo lo único que sigo pensando es que me tengo que mover porque no hay manera de que me quede solo tirado ahí. Ahora, en retrospectiva, entiendo que el miedo fue lo que probablemente me mantuvo en movimiento durante ese segmento, el miedo a quedar botado y el miedo a quedar solo.

Llegó al PC14 no se bien como y sé que todavía falta mucho como para dejar de comer por un estómago “poco cooperador” así que me sigo haciendo el ánimo y le doy de nuevo a las naranjas. Acá empiezo a sentir algo de desesperación por llegar a la meta y  por primera vez en toda la carrera, pienso que ya quiero que se acabe esto.

Pasa un rato y ahora estoy en un sendero que va por la ladera del cerro entre medio de un bosque y las cosas no mejoran. Mi rodilla derecha no me deja trotar bien y el dolor me empieza a invadir. Nunca antes en una carrera había sentido dolor real y la verdad es que esto no estaba en mi ‘libro’. En pocos minutos, este dolor me hizo sentirme vulnerable como pocas veces en mi vida antes. Siguen pasando los minutos y me pongo a pensar en lo que dicen los gringos y que como los últimos 40-30kms de los 160k son donde las cosas se ponen realmente feas de verdad…pero eso no me reconforta, por el contrario: me aterra de que la situación pueda empeorar.

El abrazo de llegada. Foto: MundoRunning

El abrazo de llegada. Foto: MundoRunning

Salimos del bosque y estamos de vuelta en el camino ancho. Respiro profundo y ya conozco el ‘camino a casa’ lo cual me tranquiliza por unos minutos. Sé que estoy cerca de puente Ñilhue y cerca de mi familia otra vez, pero la ‘obscuridad’ me alcanza de nuevo antes de llegar al abastecimiento y llego en estado de demencia a este. Sinceramente, no tengo muchos recuerdos de lo que paso aquí, pero recopilando información, mi madre me dijo que “no había sido una escena bonita”… que nunca me había visto así y que de verdad, le dio terror verme en ese estado. Yo lo único que recuerdo bien es que dije que “No me quiero sentar”, “Quiero terminar esto rápido”, “Quiero seguir moviéndome”. Minutos después, mi mente se empieza a abrir y estoy trotando rumbo a Las Varas y ya solo quedan unos 8kms para cruzar la meta.

Al final siempre sale el Sol (literalmente)

Último PC de la carrera y ya no tengo miedo. Ya casi no siento nada realmente. Ya solo quiero llegar.

Última bajada difícil del día (y bueno que a esa altura ya todo era medio difícil) y veo el estadio nuevamente. “Ya no te queda nada hueón” me dicen mis dos partners que salieron a escoltarme los últimos kilómetros, pero yo no reacciono, yo solo corro. Estoy tan adormecido que no logró darme cuenta de que voy a cumplir mi sueño de completar unas 100m.

200 metros para cruzar la línea de meta y no puedo creer todo lo que ha pasado en las últimas 26horas de mi vida. “Esto es demasiado” pienso.  Cruzo la meta;  abrazos, aplausos y yo no entiendo bien que está pasando o qué fue lo que paso. Pasan los minutos y me siento roto. Mi cuerpo sigue funcionando y soy capaz de mantener una conversación coherente con la gente que me está esperando en la meta (o al menos eso creo). Mi cuerpo se mueve, pero por dentro yo estoy en otra parte; estoy en otra dimensión, en un estado de catarsis interna que no había sentido nunca antes.

La cara lo dice todo. Foto: Paolo Avila

La cara lo dice todo. Foto: Paolo Avila

Pasan más minutos y sigo sin entender  bien lo que paso, pero si estoy seguro de algo como pocas veces había estado en mi vida: estoy feliz.

Gracias

Gracias a Diego, Moisés, Gonzalo y mis dos viejos que estuvieron ahí para contenerme y ayudarme cuando más lo necesite. Gracias a todos los que creyeron en mi y gracias también a los que no; me acorde de ustedes cuando termine mi debut en las 100m con mi 5to lugar. Gracias a todos los que estuvieron preocupados por mi durante toda la carrera y gracias a los que me han ayudado a llegar hasta donde estoy ahora.

Finalmente, creo que para correr y terminar unas 100m lo que más se necesita (por sobre la sobre-valorada experiencia y el físico) SON GANAS y afortunadamente, esta carrera no ha hecho más que aumentar mi amor por este deporte hermoso.


Tags: 2014, Chile, Max Keith, TNF Endurance Challenge

Desde Chile, nuestro primer colaborador, otro loco más igual que nosotros. A sus 27 años, Max es otro apasionado por la montaña, desde el patio de su casa nos irá contando que pasa de aquel lado de la cordillera.

Deja tu comentario!