Trail Running Argentina
Relatos

Transvulcania 2015, por Franco Paredes

Franco Paredes, atleta TNF Argentina, con sólo 19 años logró cruzar el charco para vivir la experiencia de correr una fecha de Copa del Mundo de Skyrunning y nada menos que en la gran Transvulcania, con un gran resultado para ser el debut. Su relato en primera persona de lo vivido en la Isla de la Palma.

Foto de Portada: Llegando al Roque de los Muchachos. Rodrigo Lizama | Trail Running Argentina.

Corro desde que tengo uso de razón, desde pequeño me crié junto a mi tío y crecí viviendo de lleno el ambiente del Trail Running. Pude ver como el deporte crecía en Argentina, pude ver a mi tío salir a correr fuera del país con mucho esfuerzo, seguirlo vía internet, y admirar el hecho de estar parado al lado de los mejores, en las mejores carreras del mundo. De todas esas, la que siempre me cautivo fue Transvulcania. Siempre soñé con pararme debajo de ese arco, de ver el famoso Faro, y de aprender de los mejores en uno de los lugares más increíbles del mundo.

Desde que el año pasado concretamos la idea de viajar a La Palma, el sueño quedo a solo un paso. El esfuerzo de mi familia, la ayuda de muchísimos amigos y el cariño de mi grupo de entrenamiento hicieron que pueda dar ese paso y la idea se convierta en realidad. A partir de ahí, no les voy a decir que todo fue nervios porque pasaron muchas cosas, pero el cosquilleo en la panza de solo pensar que cumpliría tal sueño siempre estaba. Ya conocía el perfil de la carrera, y como vivo en Neuquén donde no tenemos mucho desnivel, con Gustavo cambiamos los entrenamientos para fortalecer la maquina y que la experiencia sea lo más amena posible. En el medio hubo carreras que fueron muy bien para ayudar a ganar confianza, pero siempre con la vista puesta en recorrer los 73 kilómetros de la Transvulcania.

Mayo llegó más rápido de lo que esperaba. Me cuesta mucho ordenarme para viajar en auto, así que imagínense lo que sería este viaje tan largo y por primera vez arriba de un avión. Pero al viajar con Gustavo y mis amigos, las cosas se hicieron más fáciles y con la ansiedad y la expectativa como motor, ya estábamos aterrizando en La Palma. Todavía no caigo del recibimiento que nos dieron, tratándonos como pares, como si estuviésemos en casa.  Y jamás había visto tantos plátanos juntos!! Nos acomodamos, aflojamos las piernas, y disfrutamos de la majestuosidad de la Isla los días previos. Una gran semana, la verdad.

En la fila para ingresar a la manga, con Gustavo. Foto: Rodrigo Lizama | Trail Running Argentina.

En la fila para ingresar a la manga, con Gustavo. Foto: Rodrigo Lizama | Trail Running Argentina.

Y así sin más, llego el día. Solo restaba colgarme el dorsal, ponerme la ropa de carrera, preparar los geles y el agua, y salir. Hasta aquí todo perfecto. El tema fue cuando debajo de ese arco finalmente los vi a todos esos, a los monstruos, a los referentes de este deporte que nos inspiran carrera a carrera. Hernando, Jones, Timmy Olson, o el local Cristofer Clemente con quién alguna vez corrimos en la Patagonia. Todo era verdad. Me tocaba a mí. Y largamos, otra vez, así sin más. El ritmo era una locura, iban todos apurados como si fuesen a correr 10 kilómetros. Codazos, empujones, pero una gran emoción hasta lograr acomodarse en el sendero. La carrera fue pasando, quedando los espectaculares  paisajes grabados en la retina para siempre. Tuve varios bajones, cosa que no esperaba, pero tampoco esperaba que fuese un trazado tan duro. No imaginaba, no tenemos nada así, en ningún lado de Argentina subís 2000 metros en 16 kilómetros. Y si, pague la inexperiencia, pero me llevo el aprendizaje a casa y las ganas de volver el próximo año para la ansiada revancha. No todo fue mal igual, porque llegando al imponente Roque de los Muchachos me prepare para bajar, que es lo que más disfruto y esta no fue la excepción. Un solo traspié llegando a Tazacorte me hizo despertarme y volver, para ya encarar la última trepada a los Llanos y cruzar el arco. Y no tengo más palabras para decir, porque todo era alegría, y sólo me quedan grabados los gritos de aliento de Depa y su gente al cruzar el arco.

Peleandole al calor, llegando al Roque de los Muchachos (Km 50). Foto: Rodrigo Lizama | Trail Running Argentina.

Peleandole al calor, llegando al Roque de los Muchachos (Km 50). Foto: Rodrigo Lizama | Trail Running Argentina.

El viaje ahora sigue, y día a día aprendo algo nuevo conociendo gente nueva y lugares nuevos. Por ahora puedo decirles que tengo el doble de ganas de ponerle nafta a la máquina y trabajar duro día a día para seguir cumpliendo mis sueños y poder superarme a mi mismo. También, decirles que se animen, que vengan de este lado del charco y prueben la experiencia. No se van a arrepentir.  Y por supuesto a los más chicos (no me excluyo, todavía soy chico), a los que recién comienzan en esto que le den para adelante y trabajen duro. Si yo pude, todos pueden.

La alegría de llegar. Foto: Bryon Powell | iRunFar.com

La alegría de llegar. Foto: Bryon Powell | iRunFar.com

Agradecido a todos los que me ayudaron a poder estar acá, por supuesto, y espero poder retribuir a que el deporte siga creciendo. A The North Face Argentina, Black Rock Sports, Neus – Vipal, Trail Running Argentina, a todo el grupo de entrenamiento TNF Running Club GR Team, a todos los que confían en mí, gracias, gracias por permitirme vivir este sueño.


Tags: 2015, Argentinos en Transvulcania, España, Franco Paredes, La Palma, Transvulcania

Autor Invitado a colaborar con noticias, relatos y experiencias en Trail Running Argentina.

Deja tu comentario!